Únete al Batch Cooking ¡Organiza tu despensa!

3 de septiembre de 2021

La falta de tiempo y el ritmo de vida que llevamos hacen que la alimentación saludable sea una tarea pendiente en muchos hogares. Una mala organización o planificación en la cocina nos lleva a menudo a escoger opciones poco saludables y a tener que desperdiciar comida. Pero ¿conoces el Batch Cooking? 

Si mejorar los hábitos y ser más sostenible está dentro de tu lista de propósitos para este curso, seguro que te interesa conocer un poco más sobre el Batch CookingEste método nos permite comer mejor a la vez que ahorramos tiempo y dinero.  

¿En qué te puede ayudar el Batch Cooking? 

El Batch Cooking significa, literalmente, “cocinar por lotes”. Se basa en dedicar unas horas a elaborar preparaciones básicas para toda (o casi toda) la semana. Puedes cocinar desde desayunos hasta comidas y cenas. 

Este método nos brinda multitud de beneficios. ¡Te contamos algunos! 

  • Ahorramos tiempo en la cocina. Con una buena planificación previa, en 2-3 horas podemos dejar listas la mayor parte de las comidas para 4-5 días. Además, invertiremos muy poco tiempo en la cocina el resto de la semana.  
  • Ahorramos dinero en la compra semanal. Tener una planificación de lo que vamos a cocinar nos permite saber qué necesitamos comprar. Y ya sabemos qué pasa cuando conseguimos llegar al supermercado con la lista bien hecha: evitamos comprar productos innecesarios (¡que suelen ser más caros y menos saludables!)  
  • Comemos más sano. Un ritmo de vida ajetreado unido una mala organización nos alejan de comer saludable. Poniendo en práctica el Batch Cooking es más fácil huir de las comidas poco saludables a las que acudimos en ocasiones por la falta de tiempo.  
  • Cuidamos del medio ambiente. Pasar menos tiempo en la cocina conlleva, inevitablemente, ser más eficientes energéticamente. Con el Batch Cooking, además, desperdiciamos menos comida, por lo que mejoramos nuestra sostenibilidad y respeto hacia el planeta. 

Lo que no puede faltar en tu despensa 

El primer paso para llevar a cabo este método consiste en una buena planificación. Empieza visualizando los platos que vas a cocinar y preparando la lista de la compra con los ingredientes que necesitarás. No te olvides antes de revisar qué tienes y qué no en la despensa, ¡así te aseguras de no desperdiciar comida! 

Para que tu Batch Cooking esté cargado de nutrientes, te proponemos añadir estos ingredientes en la lista de la compra: 

  • Verduras y hortalizas frescas. Intenta escoger siempre producto de temporada y, si es posible, de proximidad. Siguiendo el método del plato saludable, las verduras y hortalizas deberían estar presentes en nuestros platos de manera abundante. Puedes combinar verduras frescas con alguna opción que venga ya mínimamente preparada, como verduras congeladas o en conserva. Tal como te explicábamos en este artículo, aunque se trate de productos procesados, son opciones igual de saludables.  
  • Cereales y tubérculos. Nos aportan hidratos de carbono y energía. Si optas además por cereales integrales estarás añadiendo también fibra a tus platos.  
  • Legumbres. Cuando buscamos ahorrar tiempo en la cocina, las legumbres cocidas envasadas son una de las mejores opciones. Nos aportan hidratos de carbono a los platos, además de proteína vegetal y fibra de forma natural, y nos permiten elaborar combinaciones tan rápidas y sabrosas como éstas.  
  • Otras fuentes de proteína. Puedes complementar la proteína vegetal con otras fuentes, como huevos, carnes magras y pescado, si habitualmente las consumís en casa. El pescado en conserva puede ser otra de las elecciones para esos días en los que no nos apetece encender los fogones.  

Elabora tu menú Batch Cooking 

Con la despensa y la nevera ya cargadas, solo te queda ponerte el delantal y ¡manos a la obra! Te dejamos con estos 5 consejos para que tu Batch Cooking sea un éxito: 

  1. Aprovecha todos los recursos de tu cocina. Mientras preparas unas verduras salteadas a la sartén y un arroz integral hervido, puedes utilizar el horno para cocinar una guarnición de verduras y otra de patatas. ¿Qué haces durante el tiempo de cocción? Utiliza la batidora o un robot de cocina para elaborar un hummus y un smoothie de frutas para tus desayunos.  
  1. Ten a mano material que te facilite el proceso, por ejemplo:  
  • Picadora o mandolina para trocear las verduras. 
  • Temporizadores y alarmas para no estar pendiente del reloj si cocinas varios platos a la vez.  
  • Estuche de vapor para cocinar al microondas. 
  1. Almacena en recipientes de tamaño ajustado a la ración. Eso te permite ahorrar espacio y evita que los alimentos se sequen o se malmetan antes.  
  1. Antes de guardar a la nevera, deja enfriar a temperatura ambiente para no aumentar el gasto energético del aparato. Eso sí, no debería pasar más de 1 hora en nuestra encimera, especialmente en los meses de verano. Para reducir la temperatura más rápido, puedes dividir el plato en porciones más pequeñas.  
  1. Anota en cada recipiente la fecha de cocinado, y ten en cuenta el tiempo de conservación de cada alimento o preparación. Puedes congelar si haces raciones más abundantes o si no vas a comerlo en los próximos días.    

¿Qué te ha parecido este método? Esperamos que te sirva para comer de forma más sostenible y saludable y, sobre todo, ¡para disponer de más tiempo libre!