Dieta mediterránea: ¿conoces todas sus curiosidades?

1 de junio de 2021

La dieta mediterránea es una valiosa herencia cultural que representa mucho más que una simple pauta nutricional, rica y saludable. Este estilo de alimentación, predominante en nuestro país y en aquellos de la zona mediterránea, pasó a formar parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO en 2013. ¿Conoces bien la Dieta Mediterránea y cuáles son sus beneficios? ¡Te lo contamos!

Dieta mediterránea, buena aliada para la salud

Este patrón alimentario, que se basa en el consumo de alimentos de proximidad y temporada en su mayoría no procesados o mínimamente procesados, ha sido asociado a diversos beneficios para la salud. A lo largo del tiempo, se ha demostrado que el predominio de verduras, frutas, legumbres, carnes blancas, aceite de oliva y frutos secos en nuestra alimentación diaria puede disminuir el riesgo de infarto y la prevalencia del sobrepeso y la obesidad, o regular el tránsito intestinal, entre otros.

Por ello, organismos como la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria ensalzan sus virtudes y aplican este modelo a pautas como la Pirámide de la Alimentación Saludable o las recomendaciones de frecuencia de consumo.

La Fundación Dieta Mediterránea ha elaborado su propia pirámide de alimentación que va un paso más allá. En ella se incorporan aspectos como la biodiversidad, la estacionalidad de los alimentos y la importancia de los productos respetuosos con el medio ambiente. ¿Cómo se distribuye la pirámide?

  • En la base encontramos el agua y la actividad física. Mantenernos hidratados y activos es una parte fundamental de la vida y de un estilo de vida saludable.
  • En el primer nivel, encontramos los grupos de alimentos presentes en cada comida principal.
    • Uno de los puntos fuertes de este modelo alimentario es el aceite de oliva, un alimento muy rico en grasas insaturadas que contribuyen a mantener niveles normales de colesterol sanguíneo.
    • En este nivel encontramos también las frutas y verduras, ricas en vitaminas, minerales, fibra y agua, La OMS recomienda al menos 400 g (unas 5 porciones) al día para los adultos.
    • Y cierran este primer grupo de alimentos, los cereales. Platos como el arroz o la pasta nos aportan toda la energía que necesitamos.
  • En el segundo nivel se concentran grupos de alimentos presentes cada día, alimentos como los lácteos, frutos secos, semillas o aceitunas.

Las legumbres en la pirámide y su papel en nuestra alimentación

Las legumbres son una de las protagonistas del siguiente nivel de la pirámide. Estas nos aportan proteína vegetal y fibra de forma natural, además de hidratos de carbono complejos, es decir, de absorción lenta. La recomendación es consumir 3 o 4 raciones de legumbres por semana. ¿Cumples con el cupo?

Recientemente, organismos como la Fundación Dieta Mediterránea y otras instituciones de salud, han propuesto volver a actualizar la pirámide. Esta propuesta busca dar más protagonismo a las proteínas vegetales, como las legumbres. Además, tal como te explicamos en nuestro anterior artículo, las legumbres resultan beneficiosas tanto para nuestra salud como para el medio ambiente.

¿Aún no sabes cómo cocinarlas de manera más saludable y apetitosa? ¡Te animamos a probar platos como esta crema de lentejas con huevo poché, estas hamburguesas de alubias rojas o este delicioso brownie de alubias!

Más allá de la alimentación

Decíamos que la dieta mediterránea es más que una simple pauta nutricional. Y es que no solo la alimentación es importante para nuestra salud; mantenernos físicamente activos y descansar bien son igual de importantes.

Tampoco hay que olvidar que, para nosotros, el acto de comer es también una forma de relacionarnos y de sociabilizar. Por ejemplo, comerse un buen plato de estas alubias pochas con marisco siempre es mejor si compartes mesa con la familia o los amigos.

 Dieta mediterránea: respetuosa con el medio ambiente

Si en algo se caracteriza el Mediterráneo es en la riqueza y diversidad agrícola de la que dispone. Según la FAO, la dieta mediterránea promueve patrones locales de producción y de consumo de los alimentos, fomentado la agricultura sostenible.

Los productos de temporada y locales colaboran en la protección del medio ambiente reduciendo la contaminación generada por la deslocalización. Potenciar los productos de proximidad, así como aumentar el consumo de proteína vegetal, convierten la dieta mediterránea en un estilo de vida cada vez más sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

Ahora ya conoces un poco más sobre la dieta mediterránea, y lo beneficiosa que puede llegar a ser no solo para nuestra salud, sino también para nuestro planeta. Por eso, te animamos a incorporar pequeños cambios en tu día a día que te acerquen un poco más a este estilo de vida.